5 prácticas útiles para transformar tu relación con el estrés

publicado en: Estilo de Vida, Meditación | 0
Facebooktwittergoogle_plusmail
Controlar el estrés con meditaciónSi escuchas con atención las conversaciones a tu alrededor, la palabra estrés seguramente sería una de las que aparecerían con mayor frecuencia. La gente dice sentirse estresada por su trabajo, la economía, la política mundial, las fechas de entrega, sus relaciones, y casi por cualquier cosa. Muchos sufren las consecuencias emocionales y físicas del estrés crónico, que incluyen el envejecimiento acelerado y mayores índices de enfermedades del corazón, ansiedad, cáncer, depresión, migraña, y otros trastornos importantes.
 
Qué causa el estrés
Aunque el estrés nos afecta a todos, no existe en el entorno ni en las situaciones externas, sino que es la respuesta de cada individuo a lo que está sucediendo. No es el pago vencido, el embotellamiento, o la pelea con nuestra pareja lo que causa el estrés, sino nuestros pensamientos y la historia que nos contamos sobre un acontecimiento o circunstancia los que crean un malestar emocional; aumentan la frecuencia cardiaca, hacen que la respiración sea superficial, haya un aumento rápido en la adrenalina, y otros síntomas de la respuesta del estrés.
 
Por suerte, aprender cómo enfrentar el estrés con eficacia no requiere ninguna habilidad extraordinaria, es un talento que todos pueden aprender. Con un poco de práctica, en lugar de que las situaciones externas y tus pensamientos estén continuamente motivando una respuesta estresante, puedes aprender a pasar más tiempo en tu propio estado natural de bienestar.
 
Éstas son algunas de las herramientas más efectivas para controlar el estrés en lugar de que el estrés te controle a ti.

1. Medita

La meditación es una herramienta sencilla, pero poderosa, que nos lleva a un estado de profunda relajación que elimina el cansancio y el estrés acumulado que acelera el proceso de envejecimiento. Durante la meditación, la respiración se hace más lenta, la presión arterial y frecuencia cardiaca disminuyen, al igual que los niveles de las hormonas del estrés. Por su naturaleza, la meditación aquieta la mente, y cuando la mente está en un estado de conciencia relajada, el cuerpo también se relaja. Estudios demuestran que la gente que medita con regularidad desarrolla menos hipertensión, enfermedades cardiacas, insomnio, ansiedad, y otras enfermedades relacionadas con el estrés.

¿Cómo funciona la meditación?

Todos estamos inmersos en un diálogo interno en el que el significado y las asociaciones emocionales de un pensamiento dan lugar al siguiente; por lo general, sin que nos demos cuenta del proceso. 

En la meditación, interrumpimos la secuencia inconsciente de pensamientos y emociones al concentrarnos en un nuevo objeto de atención. En la práctica de la Meditación Trascendente que enseñamos en MeditaSer, el “objeto de atención” es un mantra que repites mentalmente. Un mantra es sonido puro, sin significado ni carga emocional que dé lugar a asociaciones; que le permite a la mente desapegarse de sus preocupaciones habituales y experimentar la amplitud y la calma interior.

Entre más practiques la meditación, más podrás experimentar los estados expandidos de la conciencia pura. En el silencio de la conciencia, la mente se libera de viejos patrones de pensamiento y sentimientos y aprende a sanarse. Si te interesa, puedes iniciar explorando la meditación con el curso Meditación Esencial.

2. Si es posible, soluciona la situación estresante

Tal vez no tengas mucho control sobre muchas de las fuentes de estrés en tu vida, pero si puedes hacer algo para ponerle fin a una situación estresante, ¡hazlo! Habla con amigos sobre lo que puedes hacer para cambiar la situación o trata de verla desde otra perspectiva. Considera obtener ayuda de un experto en solución de conflictos si es necesario.

Comunicación consciente

Una habilidad en extremo útil para prevenir y eliminar el estrés es la comunicación consciente, que también se conoce como comunicación no agresiva. Es una forma de comunicar con claridad tus necesidades de tal forma que haya más posibilidades de satisfacerlas. Con la práctica, puedes aprender a expresar tus necesidades, pedir lo que necesitas, y crear relaciones más plenas y libres de estrés.

3. Practica la percepción consciente de tu cuerpo

Mientras la mente está continuamente yendo de pensamientos sobre el futuro a memorias del pasado, el cuerpo vive en el único momento que en realidad existe: el presente. Una de las mejores formas de aliviar el estrés es sintonizar con tu cuerpo. Tu cuerpo es tu guía principal y la más confiable hacia el equilibrio, la armonía, y la felicidad. Cuando elijas un cierto comportamiento, pregunta a tu cuerpo: “¿Qué opinas de esto?” Si tu cuerpo envía una señal de aflicción emocional o física, ten cuidado. Si tu cuerpo envía una señal de comodidad y entusiasmo, continúa.

¿Qué puedes hacer para comenzar a escuchar a tu cuerpo? Los elementos más básicos son los siguientes:

Siente lo que sientes. No te engañes con la negación.

Acepta lo que sientes. No juzgues lo que encuentres.

Escucha tu cuerpo. Siempre te está hablando. Mantén la disposición de escucharlo.

Confía en tu cuerpo. Cada célula está de tu lado, lo que quiere decir que tienes cientos de miles de millones de aliados.

Valora la espontaneidad. Las emociones cambian, las células cambian, el cerebro cambia. No seas el policía que detiene al río y le impide cambiar bloqueándolo con creencias congeladas y rígidas.

Disfruta lo que tu cuerpo quiere hacer. Al cuerpo le gusta descansar, pero también le gusta estar activo. Al cuerpo le gustan distintos tipos de alimentos que come con gusto. Al cuerpo le gusta el placer en general.

Una de las formas más básicas de hacerse consciente es apoyarse en el cuerpo. No hay misterio en ello. Basta con sentir tu cuerpo cada vez que te distraigas. Digamos que estás conduciendo un automóvil, y alguien te corta el paso. Tu reacción normal es agitarte o enojarte; sales de la concentración calmada y relajada que te conecta con el campo de la mente-cuerpo. En lugar de dejar que esta interrupción te ensombrezca, sólo ve hacia tu interior y siente las sensaciones de tu cuerpo. Respira profundamente, ya que es una forma sencilla de regresar a la conciencia del cuerpo.

Mantén tu atención en estas sensaciones hasta que desaparezcan. Lo que hiciste fue cortar la respuesta al estímulo con un vacío. Un vacío es un intervalo de no reacción. Evita que la reacción se alimente de sí misma. Le recuerda al cuerpo su estado natural de autoregulación armoniosa y coordinada.

4. Dormir suficiente
El sueño reparador es una clave esencial para mantenerse saludable y lleno de vida. Cuando estás descansado, puedes enfrentar situaciones estresantes con mayor tranquilidad; no obstante, seguimos sin darle importancia a nuestro sueño o descuidándolo; incluso tendemos a presumir lo poco que dormimos. En realidad, la falta de un sueño reparador altera el equilibrio innato del cuerpo, y acelera el proceso de envejecimiento.

Por lo general los seres humanos necesitan entre seis y ocho horas de sueño reparador cada noche. El sueño reparador es aquel en el que no usas medicamentos ni alcohol para dormirte, sino que puedes quedarte dormido fácilmente una vez que apagas la luz y además duermes profundamente durante la noche.

5. Haz actividades que disfrutes

Controla el estrés con MeditaciónParte de sentirte estresado es sentir que nunca tienes suficiente tiempo, así que añadir más actividades a tu calendario podría ser lo último que necesites. Pero si haces un poco de tiempo para una actividad que de verdad disfrutes, la recompensa puede ser enorme: Te sientes más tranquilo y feliz y puedes hacer mejor tu trabajo y otras actividades necesarias. Ya sea escuchar música, hacer manualidades, o reparar tu automóvil, haz algo que te absorba y relaje.

 
La meta en todas estas prácticas no es tratar de controlar el flujo de la vida para que nunca te sientas estresado o frustrado de nuevo; el secreto es ser paciente y compasivo contigo mismo mientras aprendes a responder a los retos desde un lugar de paz y calma.

Descarga gratis la Guía con las 9 Herramientas que Nunca Fallan para Liberarte del Estrés.

Comparte en tus redes sociales.

Facebooktwittergoogle_plusmail